Una de las principales ventajas que ha aportado Internet a los emprendedores es sin duda la posibilidad de montar negocios sin grandes inversiones. Las dificultades para conseguir financiación han originado que muchos se decanten por el ecommerce, convirtiéndose en un sector en auge y con grandes expectativas de crecimiento.

Sin embargo, la mayoría de mentores y business angels coinciden en la falta de equipos que reúnan la experiencia y la formación necesaria para conseguir que su comercio electrónico tenga éxito. A pesar de su crecimiento, muchos emprendedores desconocen la complejidad del medio y, cuando logran montar su negocio, descubren que no saben cómo gestionarlo o desconocen las claves para llevar tráfico hasta su punto de venta. Éste es el principal motivo por el cual muchos negocios no sobreviven a su primer año.

De ahí a que la conocida como economía digital requiera profesionales con conocimientos en una serie de técnicas, estrategias, competencias y habilidades específicas, muy diferentes a las que encontramos en las compañías convencionales. A pesar de contar con experiencia en el mundo de los negocios, los profesionales más “offliners” tendrán que recurrir a la formación si quieren emprender con éxito en el ámbito del comercio electrónico para superar las barreras y dificultades que conlleva la adaptación a este nuevo entorno.

Pero, ¿qué diferencias encontramos en los negocios digitales? En primer lugar, debemos destacar la velocidad a la que suceden las cosas; en la red todo va muy rápido y si queremos que nuestra empresa sea líder, debemos estar al tanto de las nuevas técnicas y cambios que suceden en el sector para evitar quedarnos atrás. La competitividad del mercado requiere que las empresas 2.0 tengan muy en cuenta la gestión de la información y las tendencias para incorporarlas en sus estrategias de innovación.

En este sentido, la correcta gestión de cambio y la aplicación de metodologías ágiles se convierten en conditio sine qua non para la gestión eficaz de los negocios digitales. Metodologías como Agile, Scrum, Canvan o Lean Start Up aportan numerosas ventajas a las empresas, al apostar por procedimientos basados en los principios de agilidad y flexibilidad.

Otro de los cambios más significativos es la necesidad de saber anticiparse a las necesidades de los clientes. Si para cualquier empresa es importante escuchar al mercado y estar al tanto de lo que quieren nuestros clientes, en los negocios online esto se convierte en algo vital y crítico porque nos desenvolvemos en un contexto en constante cambio. Si conocemos cómo funcionan los nuevos modelos de negocio y prestamos atención a su evolución hacia los nuevos dispositivos y terminales, podremos prestar soluciones que los usuarios están demandando o que necesitarán próximamente. También es verdad que el entorno 2.0 nos ofrece herramientas muy valiosas (como las redes sociales o las comunidades de marca) para el desarrollo de estudios de mercado, que favorecen la detección de insight y la adaptación de productos al mercado: pretest de producto, prelanzamientos…

Además del modelo de negocio, los expertos coinciden en las carencias en cuanto a nuevas técnicas de marketing. Dirigir un ecommerce no sólo requiere formación en el ámbito empresarial, sino que también exige un dominio del marketing digital, el SEO y el SEM, las redes sociales, la analítica web o la usabilidad para poder ofrecer un servicio de calidad y alcanzar todos los objetivos definidos con anterioridad.

Y no sólo esto: también deben desarrollar las habilidades para detectar constantemente las nuevas tendencias y ser capaces de dominar las nuevas disciplinas vinculadas con el marketing. Es el caso de la gamification y el inbound marketing, dos nuevas disciplinas que se centran en captar la atención de los usuarios y su posterior fidelización. La primera se basa en la aplicación de dinámicas de juegos en el ámbito de los negocios para la consecución de objetivos empresariales; consiste en ofrecer incentivos, premios y reconocimientos a los usuarios a cambio de una determinada acción. Empresas como Nike o Coca-Cola ya han apostado por esta estrategia, consiguiendo crear una comunidad fiel alrededor de la marca.

Por su parte, la fidelización en el inbound marketing se consigue a través de los contenidos de calidad. Los usuarios rechazan las informaciones meramente publicitarias y corporativas, por lo que debemos ofrecerles un valor añadido. Además, esta estrategia pone de relieve la importancia de aplicar una buena estrategia de SEO y social media.

Otro campo en plena efervescencia es el ámbito del software de gestión empresarial, sobre todo lo relativo al software libre. Las compañías demandan profesionales especializados que sepan comprender, gestionar y obtener ventajas competitivas del cambio de paradigma que supone la introducción del software libre en las organizaciones. Formarse en esta área es primordial para conocer cuáles son las soluciones que mejor se adaptan a nuestra empresa y cómo podemos implementar estos sistemas.

En definitiva, nos encontramos frente a un panorama en el que la innovación y la capacidad para adaptarnos a los cambios serán los requisitos básicos para conseguir que un negocio online triunfe. Para adquirir todos estos nuevos conocimientos, los emprendedores pueden optar por la vía autoformativa o por la vía tradicional a partir de cursos, programas, másters y postgrados de una escuela de negocios.

No obstante, la actitud es imprescindible. Aquellos emprendedores que piensen que con montar un negocio online ya han acabado se equivocan. Es un sector muy exigente en el que las ventajas competitivas duran poco y requiere estar innovando constantemente para sobrevivir a la competencia feroz del mercado.

Por: Laia Gilibets

Anuncios